Compra online. Si lo quiero, Lopido.com

Controlar las emociones: 10 tips para conseguirlo


Publicado en Bienestar | jueves 12 de enero, 2023


...

Controlar las emociones es una habilidad que forma parte de la inteligencia emocional. Por un lado, ayuda a manejar los problemas y a afrontar dificultades; por otra, disminuye el desgaste psicológico y fortalece la autoestima

De este modo, proporciona una sensación de autonomía, seguridad y control de las situaciones. Además, estimula las relaciones interpersonales y mejora el rendimiento en el ámbito laboral o académico (Top Doctors, s.f.) 

En este artículo, veremos qué cosas concretas puedes hacer para aprender a controlar las emociones. Asimismo, mostramos la relación entre una buena regulación de las emociones y la inteligencia emocional. Comencemos por este último punto.

 Qué es la inteligencia emocional y cómo se relaciona con controlar las emociones 

Para Daniel Goleman, quien fue el precursor de este concepto, es “la capacidad de reconocer nuestros sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones” (Ribera, 2022). 

Se ha convertido en uno de los paradigmas fundamentales de la psicología moderna porque, en esencia, somos seres emocionales. Creemos decidir racionalmente; no obstante, diversos estudios científicos indican que muchas de nuestras decisiones tienen un origen emocional, intuitivo e inconsciente (Corbin, 2016). 

Siendo así, para controlar adecuadamente tus emociones, es necesario utilizar la inteligencia emocional. Esto nos permite identificar lo que sentimos, relacionarnos con responsabilidad afectiva y mantener la calma y el entusiasmo. A continuación, veremos algunas claves para ejercitarla, de cara a la regulación emocional.

 10 consejos para controlar las emociones

 1. Aprende técnicas de relajación para controlar las emociones 

Comienza por informarte sobre algunas técnicas eficaces de relajación. Estas suelen estar vinculadas al control de la respiración. Y, aunque benefician especialmente a las personas más temperamentales, resultan idóneas para cualquiera. Con ellas puedes manejar la ansiedad en situaciones concretas y el estrés acumulado. Te aconsejamos que busques la que sea más útil para ti (Peña, 2022).

 2. Ejercita el mindfulness

Es una práctica milenaria que ayuda a estar en el momento presente, sin hacer juicios y con una actitud compasiva hacia ti mismo y los demás. Actualmente, tiene gran popularidad porque proporciona muchos beneficios. Entre otras cosas, mejora la concentración y la autoconciencia. Además, contribuye a reducir el estrés. Sin duda, puede ser una herramienta muy importante para controlar las emociones (Corbin, 2016).

 3. Practica la meditación

En la actualidad, nos hemos dado cuenta de los grandes beneficios de la meditación. Con solo unos minutos al día, te permite descubrir tus deseos y necesidades más profundas. A su vez, te permite desapegarte de los condicionamientos y presiones sociales. En definitiva, te da un tiempo para escucharte y quererte. 

Es una manera de sentirte conectado contigo mismo y gestionar más fácilmente tus emociones y obstáculos del día (Sans, 2022). 

 4. Haz ejercicio físico

Sabemos que el ejercicio proporciona endorfinas, hormonas que generan bienestar en nosotros. También, los médicos tienen claro que, para una buena salud mental, es imprescindible contar con una alimentación saludable, un buen descanso y la suficiente cantidad de actividad física (Peña, 2022).

5. Ejercita la escucha activa

Esto es muy importante para relacionarnos con otras personas, dado que permite prestar atención, no solo a lo que dicen, también a lo que expresan con su lenguaje corporal. De hecho, estudios científicos afirman que el lenguaje verbal representa solamente un 30 % de lo que comunicamos (Corbin, 2016). Por ende, es fundamental prestar atención a otras formas de expresión y comunicación.

 6. Trabaja la autoaceptación para controlar las emociones

Uno de los problemas de no aceptarse a sí mismo, es que actuamos a la defensiva. Esto no es beneficioso para el control emocional. Aunque todos somos imperfectos, debes trabajar en tu amor propio: quererte tal y como eres. Así te sentirás menos frustrado y tendrás más paciencia con los conflictos en tus relaciones interpersonales (Corbin, 2016).

 7. Procura tener una buena higiene del sueño

Cuanto mejor duermas, podrás equilibrar tus emociones y serás menos vulnerable al estrés y la impulsividad. Establece un horario para meterte a la cama y apagar la luz. Además, asegúrate de que dispones de las horas suficientes para dormir. También, haz que el lugar en que descansas sea cómodo y sin ruido (Corbin, 2016).

8. Escribe un diario de tus emociones

Un diario de emociones te puede servir para ser más consciente de los sentimientos que vives a lo largo del día. Esto implica reconocer qué situaciones los han desencadenado y reflexionar sobre qué hacer (Montagud, 2021). Poner por escrito los pensamientos y sentimientos más profundos ha demostrado ser muy eficaz, tanto a nivel psicológico como físico. Un dato sorprendente: incluso es capaz de acelerar la cicatrización de las heridas

 9. Fórmate en inteligencia y regulación emocional para controlar las emociones

Acude a cursos, seminarios, y charlas sobre estos temas. Te ayudarán a desarrollar las competencias y habilidades necesarias para ser emocionalmente inteligente. Hay talleres presenciales y a distancia, para que puedas realizarlos cómodamente, desde tu casa (Corbin, 2016).

 10. Asiste a terapia con un profesional de la psicología para aprender a controlar las emociones

La terapia es una opción que puede ser de gran ayuda. Los expertos siempre están dispuestos a brindar las herramientas que se necesitan (Peña, 2022). No solo para resolver un problema concreto, sino para trabajar en el crecimiento personal a largo plazo. Entre otras cosas, por supuesto, aprendiendo la regulación emocional.

Como ves, para controlar las emociones, es necesario ser conscientes de lo que sentimos y comprenderlo. Es decir, contar con cierta capacidad de autoconocimiento emocional (Top Doctors, s.f.) Es una carrera de fondo que requiere paciencia y recursos externos para desarrollar la inteligencia emocional (Peña, 2022). 

Anímate a poner en práctica nuestros consejos y, como decíamos, no dudes en recurrir a un especialista si lo consideras necesario.

...

    Suscríbete a nuestro boletín



    ...

      Suscríbete a nuestro boletín