Compra online. Si lo quiero, Lopido.com

¿Por qué es necesario tener una rutina de bienestar sexual?


Publicado en Bienestar Sexual | lunes 9 de mayo, 2022


...

El bienestar sexual es parte importante de la vida de una persona y un componente clave de un estilo de vida saludable. Pero es probable que nunca te hayas plateado lo importante que es tener una rutina de bienestar sexual que te permita disfrutar del sexo a plenitud, sola o en pareja.

Entre tantos deberes en el trabajo y en el hogar quizás no le des la prioridad necesaria a tu vida sexual o, por el contrario, piensas que disfrutar del sexo es solo tener experiencias divertidas y ocasionales, y no preocuparte por quién comparte contigo la cama.

El sexo tiene muchos beneficios para la salud, tengas o no una pareja permanente. Se trata de una parte de la vida que no debes dejar de lado. 

El Consejo de Educación e Información sobre Sexualidad de los Estados Unidos (SIECUS), sostiene que una persona adulta sexualmente sana:

  • Cuida y valora su cuerpo.
  • Se mantiene informada sobre cómo vivir responsablemente su sexualidad.
  • Disfruta libremente de su orientación sexual y respeta la de los demás.
  • Expresa su amor y experimenta su intimidad de forma apropiada.
  • Establece vínculos sanos.

¿Qué puedes hacer para cuidar tu vida sexual? 

En este artículo revisaremos algunos aspectos que debes tener en cuenta para crear una rutina de bienestar sexual que te permita tener una vida sexual plena y segura.

Cuida tu salud 

Debes programar tus chequeos ginecológicos periódicos. Recuerda también acudir al médico cuando creas necesario consultar temas que te ayudarán a tomar mejores decisiones sobre tu cuerpo. Trata de encontrar uno de confianza, que te permita tomar su número para consultar dudas y con el que puedas seguir tu historial médico.

Para tener una salud sexual sana debes también ejercitarte regularmente. El deporte y la actividad física en general no solo trae beneficios a tu condición física, sino que puede mejorar tus relaciones íntimas. 

Practicar alguna actividad deportiva fortalece los músculos, y ayuda a aumentar o mantener la fuerza y la tonificación. Los especialistas del deporte sugieren activar tu vida sexual con ejercicios de Kegel (que ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico) o con las clásicas sentadillas (para fortalecer tus piernas).

Mantente alerta con las ETS 

En general, la educación sexual se centra en la reproducción y en los riesgos de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), pero nunca en el deseo o el placer.

Debes descartar la idea de que el sexo es un acto físico instintivo. Empieza a desarrollar una rutina de bienestar sexual que incluya hábitos que te permitan cuidar de ti y de tu pareja. Debes adoptar esa rutina de por vida y acompañarla, si eres sexualmente activa, de pruebas regulares para descartar enfermedades de transmisión sexual; también debes usar anticonceptivos, practicar sexo seguro o simplemente hablar sobre sexo con tu pareja.

Pruebas diagnosticas de cáncer

Para descartar enfermedades ginecológicas como el cáncer de mama y el cáncer cervical es indispensable que atiendas con compromiso los chequeos médicos.

Las mujeres sexualmente activas pueden infectarse con el virus del papiloma humano (VPH), causante de seis tipos de cáncer, entre ellos el de cuello uterino o cervical. Para prevenir la inflección cn VPH los médicos recomiendan realizarse una prueba cada cinco años y, para las mujeres entre los 30 y los 65 años de edad, una citología cervical cada tres años.

La Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer afirma que el objetivo de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino es encontrar precáncer y cáncer en etapa temprana, cuando se puede tratar y curar, y así salvar vidas.

Las pruebas para detectar el cáncer de seno o mama tienen otro calendario de diagnóstico. La Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer recomienda que las mujeres se realicen un autoexamen mensual durante toda su edad reproductiva; las mujeres entre 40 a 54 años, una mamografía cada año.

Sigue una dieta balanceada 

Consume los alimentos necesarios y en las cantidades apropiadas que te den la energía necesaria no solo para el funcionamiento de tu cuerpo, sino para disfrutar el sexo. Una nutrición equilibrada, en función de tus características individuales, te permitirá obtener los nutrientes que requiere tu organismo y hasta evitar enfermedades. 

Ingiere comidas sin grasas saturadas y bajas en carbohidratos y azúcares refinados; incluye también verduras y pescados. No olvides los alimentos ricos en calcio, pues este mineral se acumula en la juventud y se pierde durante la menopausia.

Mantén relaciones sexuales seguras 

La Organización Mundial de la Salud sostiene que un comportamiento sexual responsable se expresa con autonomía, honestidad, respeto, consentimiento, protección, búsqueda del placer y bienestar.

Antes de cualquier encuentro sexual es importante que cuides tu vida reproductiva y tu salud sexual. Los métodos anticonceptivos te ayudarán no solo a controlar la natalidad, sino a prevenir enfermedades de transmisión sexual.

Disfrutar nuevas experiencias en el sexo no solo se trata de probar diferentes posiciones o prácticas sexuales, sino también de desarrollar la empatía y conversar sobre tus preferencias personales y sobre los gustos sexuales de tu compañero. 

...

    Suscríbete a nuestro boletín



    ...

      Suscríbete a nuestro boletín